domingo, 7 de septiembre de 2014

CÓRDOBA CANTA A ISABEL PANTOJA


Tres son los años que han tenido que pasar para que Isabel Pantoja regresara a Córdoba. En el mismo escenario de su última actuación y con el mismo público incondicional.
Miles de personas, en el Teatro de la Axerquía, se mostraban ansiosas e impacientes porque empezara el espectáculo. En esa espera, se oyeron canciones típicas de Córdoba, cantadas por el respetable para Isabel, así como vítores a la cantante: “Ay,ay,ay, Pantoja es lo que hay…”. El recinto era ya una fiesta mucho antes de que comenzara el concierto. El público cordobés tenía muchas ganas de Isabel, y así lo demostró.
Pasadas las diez de la noche y con “Embrujá por tu querer”, apareció radiante en el escenario entre las ovaciones y los piropos de sus fieles seguidores. Isabel, pletórica, guapa y con la fuerza que la caracteriza, daba las gracias constantemente ante tantas muestras de cariño. Entre canción y canción, a medida que transcurría la primera parte del concierto, Córdoba le seguía cantando a Isabel: “A la Pantoja la quiero yo y quien no la quiera…”.


Destacar la presencia de su hijo, el Dj Kiko Rivera, así como la de su “comadre”, la colaboradora televisiva Raquel Bollo.  La presencia de ambos en el recinto, provocó, una vez más, la expectación y los aplausos de los allí presentes.
“Pero vas a extrañarme”, “A pesar del tropezón”, “Poema de mi soledad”, entre muchas, fueron las canciones que fue desgranando poco a poco, sin prisas, interpretándolas, viviéndolas y acariciándolas como sólo ella sabe hacer. Con “Así fue”, Isabel  hizo partícipe directo a su público, cantando parte de la canción a medias con ellos. De nuevo, Córdoba cantaba a Isabel…
COPLA, así con mayúsculas, es en lo que se transforma la sevillana, cuando para dar paso a la segunda parte, se presentó enfundada en una impresionante bata de cola roja. No le hace falta cantar, sólo con su presencia, su caminar, y su revoleteo de manos, ya consigue lo que parece imposible: meterse a miles de personas en el bolsillo.


“Feriante”, “Te he de querer mientras viva”, “Tengo miedo” y “A tu vera”, fueron los temas que conformaron la segunda parte, la parte en la que crea y se recrea, inventando constantemente y haciendo nuevas, canciones que son ya clásicos. Frases como “Eres lo más grande de este país”, “Nadie te iguala” y “Viva Triana”, se oían sin parar de boca de un público que no cesaba en vitorear y aplaudir a la cantante.
“Te he de querer mientras viva” se la dedicó a Raquel Bollo, dirigiéndole unas emotivas palabras donde le decía lo mucho que la quería y le daba las gracias por estar presente en la ciudad de la Mezquita.
Sin lugar a dudas, la parte más emocionante y que hizo llorar de alegría a la artista, fue en la última dedicada al flamenco. Tras acabar el primer tema, por sorpresa y sin que ella supiera absolutamente nada, apareció en el escenario Manuel Cortés, cantando “Qué bonita es mi niña”. Isabel se desbordó por la emoción y se abrazó a Manuel dándole las gracias por la sorpresa  sin poder contener el llanto.



Manuel Cortés poco a poco se está abriendo camino en el difícil mundo de la música. En Córdoba demostró que lo que hace, se lo toma muy en serio y lo hace a conciencia. El público quedó encantado con la actuación del joven y le pidieron que cantara más. Así lo hizo: a dúo con Isabel “Gitano Soy”, y para finalizar, “Esta cobardía”, tema que interpretó solo.


Nada mejor para dar por concluido un gran concierto de casi dos horas y media, que cantando la Salve a la Virgen del Rocío. Para ello, Isabel pidió al público que se pusiera en pie “para cantarle a la virgen debemos de ponernos en pie, por favor”. Tal fue la ovación tras concluir y las ganas de que aquello no acabara, que el público pidió otra canción insistentemente, cuando ya Isabel se había despedido y desaparecido del escenario.


La entrega y el cariño recibido durante toda la noche, fueron gratificados. La cantante salió de nuevo al escenario para complacer a sus fans e interpretó “Se me enamora el alma”. Una canción cantada por momentos por los allí congregados.

Vino sucediendo toda la noche, Córdoba le cantaba a Isabel… Nada más bonito que cantar al motivo de tanta felicidad.

Agradecimientos: Pili Rodríguez. Gracias!