domingo, 24 de agosto de 2014

BENIDORM SE RINDE A ISABEL PANTOJA

Miles de personas aclamaron a Isabel

La gira de Isabel Pantoja “Donde el corazón me lleve”, sin duda alguna, la está llevando a donde todo artista quiere llegar: al éxito. Es una gira que le está dando grandes satisfacciones, y como no podía ser menos, ha ocurrido una vez más, esta vez en Benidorm.
Según informó el propio ayuntamiento, más de cuatro mil personas se han dado cita en la plaza de toros de la ciudad costera. Debido a la masiva afluencia de público, era necesario habilitar un dispositivo especial de seguridad, y así se hizo.
Con la aparición de Belén Esteban en el ruedo, se oían los primeros aplausos de la noche. No era más que el preludio de lo que se avecinaba. El público de Isabel, sus fans, se caracterizan por ser un público fiel, que está siempre con su artista y que en los conciertos, inventan mil formas para hacerle llegar todo el cariño y admiración que le profesan. Tal es así, que entre el público se encontraban admiradores que se habían desplazado desde Perú y Argentina.



Como de costumbre en sus conciertos, la comunicación entre ella y su público fue constante. Le pidieron “Cinco farolas”, ella sin pensarlo la cantó. “Viva la madre que te parió!”, “Ay, ay, ay, Pantoja es lo que hay!”, “Viva Sevilla!”, “Eres lo mejor de España!” y así sucesivamente, sin descanso. Todo es poco para alabar a su REINA, la “REINA DE LA COPLA”.
Tres trajes como es habitual, y como viene siendo costumbre en esta gira, los trajes son de la ya mítica “Lina” y de los jóvenes sevillanos “López de Santos”. Dos apuestas seguras que hacen lucir de una forma espléndida a Isabel.
La copla e Isabel son una. Ella es el máximo exponente de este género. Es por ello, que la parte dedicada a la copla, es quizás, la más esperada y la que más hace vibrar a todos.  Empezó con “Feriante”, tras la cual, dedicó unas palabras a Belén Esteban: “te quiero porque tú quieres mucho a mi hijo”. Pidió al público que se pusiera en pie para aplaudir a la madrileña: “los cañones hacia su persona!”. Acto seguido, le dedicó “Tengo miedo”, provocando que Belén se emocionara. Por último, interpretó “A tu vera”, finalizándola de una forma muy especial: “eternamente Lola estará a nuestra vera”.


Aún con la bata de cola, interpretó “Marinero de Luces” y “Donde el corazón me lleve”, algo no habitual en ella. Es tan complaciente, que recordó que en Valencia, donde recientemente dio dos conciertos, se las pidieron. Si en aquella ocasión no pudo ser, se quitó la espinita en Benidorm.
Al son de cajas, palmas y guitarras, el espectáculo llegó a la última parte. Una demostración de que a la sevillana no se le resiste ningún palo. Racial y sobrada de arte, el flamenco con el que termina sus conciertos, dejan en el público las ganas de seguir y seguir, las ganas de volver a disfrutar a este fenómeno de la música patria que no entiende de modas y tiempos.


Isabel Pantoja lo demuestra constantemente, lleva demostrándolo desde que era una niña. Las estrellas no se hacen así como así, muchos menos se mantienen en el transcurrir de las décadas. Ella es verdad en el escenario, es ARTISTA de “las que ya no quedan”. El público es inteligente y  sabe lo que quiere, ante tanta verdad y tanto buen hacer, no cabe otra opción que rendirse. Benidorm quedó rendido a Isabel Pantoja.


Agradecimientos: Cristina Llopis y Jesús Esparcia. Gracias!!