domingo, 29 de junio de 2014

EL RESPLANDOR DE UNA ESTRELLA


Hoy era un día especial antes de salir a escena. Lita Melissa Pezo, una adolescente peruana de 15 años, ganadora en su país de un concurso musical, no sabía la sorpresa que le esperaba.
 Lita, logró ganar el concurso entre miles de niñ@s, imitando a Isabel Pantoja. En su país, ha provocado toda una revolución, convirtiéndose en un fenómeno de masas.
Hace unas semanas, desde el país andino, se propuso a Isabel dar una sorpresa a la ganadora del programa musical. La cantante no lo dudó un segundo. Es por ello, por su generosidad, que Isabel estaba preparada mucho antes que otras veces.
 Una hora antes de salir a escena en Valladolid, se llevó a cabo una teleconferencia, donde la tonadillera, sorprendia y felicitaba a la pequeña Lita, que no daba crédito a lo que le estaba ocurriendo. Sin duda alguna, la chica no olvidará este gesto en su vida. Queda patente que la grandeza de las verdaderas estrellas, no se limita a lo que hacen en un escenario. Isabel, una vez más, demuestra, que mucho más allá de ser la gran diva internacional que es, sigue siendo una persona a la que los pequeños gestos, le importan mucho.




Todo listo y preparado. Tras varios años sin actuar en Valladolid, con todas las entradas vendidas del auditorio Miguel Delibes, se presentaba bellísima Isabel Pantoja enfundada en un impresionante vestido color champagne. Como es habitual, el público recibió a la cantante con un estruendoso aplauso, vítores y lágrimas. En Valladolid hacía mucho tiempo que la esperaban, y muestra de ello, es que se agotaron todas las entradas disponibles para el concierto, un total de 1500.



La interacción es constante. Tal es así, que durante un momento de la actuación, una pequeña subió al escenario y le cantó a Isabel la canción “Un ramito de violetas”, para posteriormente, terminar las dos cantando juntas.
Un rosario de canciones que han sido éxitos, y que son ya clásicos de la música española: “Embrujá por tu querer”, “Poema de mi soledad”, “Pero vas a extrañarme” “A pesar del tropezón”…
Canciones con las que el público vallisoletano se ha reencontrado con una Isabel Pantoja muy emocionada y llena de fuerza.


Suenan los acordes de “Feriante”, y la copla en persona aparece en el escenario. Bata de cola de raso, color hueso y coral, junto al  impresionante mantón con el que la trianera forma un revuelo de flecos y arte, que deja patente su maestría y buen hacer. Siempre se dijo que la experiencia es un grado, y es que más de cuarenta años de carrera avalan a este fenómeno de la música. Coplas y más coplas, arte y más arte, borrachera para los sentidos de todos los asistentes que no cesan en sus aplausos y piropos a la artista sevillana.



Para la tercera parte del concierto, la parte flamenca, Isabel apareció con otro nuevo traje. De marcado corte flamenco y con motivos florales, nos encontramos ante “la Pantoja” más racial. Cajas, guitarras, palmas y voces de Jerez de la Frontera la acompañan. No se escatima en nada para dar el público un espectáculo de primerísima calidad.



“Donde el corazón me lleve”, está dando a la artista grandes satisfacciones. Éxitos continuados y arrasando por donde quiera que va. Muchas ciudades más la esperan, y desde aquí, recomendamos no perdérsela. Isabel Pantoja es legendaria por su arte, y le garantizamos, que su arte es único e irrepetible.

José Mª Vidal

Gracias a Cristina Llopis, Mila, Antonio Salas y Jesús Esparcia.