sábado, 12 de abril de 2014

UNA REINA CONQUISTA GRANADA


Foto: Pepe Castillo jurado




Lo de anoche de Isabel Pantoja en su concierto de Granada, son ese tipo de acontecimientos que para creerlos, hay que vivirlos.
La trianera, una vez más, resulgió cual Ave Fénix después de varios meses sin encontrarse con su público.
Fueron tres las partes en las que dividió su concierto: canción melódica, copla y flamenco. Igualmente, como es habitual en ella, fueron tres los cambios en su vestuario. Un traje de noche negro con detalles en blanco, una maravillosa bata de cola roja, y para la parte flamenca, un vestido de gasa con corte flamenco.

Isabel interactuó constantemente con un público que la aclamaba desde el primer momento.
 Hubo de todo: personas que se subían al escenario en plena actuación para poder hacerse una foto con su diva, a lo que ella accedió sin problema alguno. Decenas de personas que se acercaban al escenario para poder tocar a Isabel, o al menos, poder rozar uno de los volantes de su bata de cola.
Gritos de "guapa", ""viva la madre que te parió", "eres la verdadera reina de España" y vivas a la cantante, se sucedieron durante las dos horas y media que duró el recital.

Foto: José Castillo Jurado

Isabel, habló de la semana santa de Sevilla y de Andalucía en general. También mencionó a su Virgen del Rocío de la que dijo: "Viva sesenta millones de veces mi Virgen del Rocío". Como regalo muy especial para los granadinos, se lanzó la sevillana cantando "Granada", legendario tema de Agustín Lara, cantando por todos a coro.
De voz está sobrada. No pasan los años por la cantante de la ciudad hispalense y es poseedora, después de cuarenta años de carrera, de una voz privilegiada que sigue sorprendiendo por sus matices, potencia y grandeza.

Entre los asistentes, se encontraban distintos concursantes del programa "Se llama copla". Isabel, defensora a ultranza del género que siempre la ha carecterizado, no dudó en subir al escenario a los chicos y chicas,que sin dar crédito de lo que estaba ocurriendo, cantaron uno a uno con la Reina de la copla, ante la sorpresa del respetable.

Isabel con algunos de los componentes de "Se llama copla"

Dos horas y media supieron a poco, ya que el público se resistía a que Isabel dejara el escenario. Con el compás marcado por su propio público, se fue la tonadillera, dejando a sus admiradores con ganas de mucho más. Con los gritos de "otra, otra...", desapareció Isabel del escenario, dejando a un Palacio de Congresos maravillado y lleno de arte.

No cabe duda: estamos ante la última gran estrella del género. En Isabel Pantoja, el arte del buen saber hacer sobre un escenario, se convierte en cátedra.

Foto: José Castillo Jurado





Críticas de medios de prensa de Granada.


José Mª Vidal