domingo, 13 de mayo de 2012

Isabel Pantoja triunfa con poderío ante sus fans



De rojo apasionado y porte señorial apareció anoche la tonadillera Isabel Pantoja sobre el escenario de un Instituto Feiral de Vigo (Ifevi) enfervorizado, entrando por el lateral, faraónica y elegante. Una estrella clara y radiante para el delirio de sus acérrimos fans, una multitud variopinta y entregada.

El escenario era sencillo, carecía de fasto u ornato alguno. Una estructura de baldaquino sobrio para albergar a la banda. Y juegos de luces austeros, siempre enfocados a la gran estrella. No hacía falta más.

Arrancó la Pantoja con un "¡Viva Vigo, vamos!" y eligiendo de su repertorio para iniciar el recital vigués "Con la gente que me gusta".

Voz poderosa

Su voz sonó poderosa desde el minuto cero, capaz de hacerse oír nítidamente incluso alejando el micro de su cuerpo. Pero desde ese gobierno vocal logró la diva un cierto estado de intimidad, como si cantase para cada uno de los asistentes. Y animando a todos a palmas y a baile, resultando siempre cercana a los suyos.

La reina de la copla, posiblemente la más grande hoy por hoy, interpretó con profesionalidad y aparente entrega un repertorio jalonado de boleros, algún aire rumbero y festivo, y copla, por supuesto. Un cancionero tradicional, temas tan famosos como "Marinero de luces", "Feriante" o, por supuesto, "Hoy quiero confesarme".

Canciones y entrega

Lo más reseñable, sin duda, es atestiguar esa entrega mutua, la de Isabel Pantoja con su gente, y la de los incondicionales vigueses hacia su astro. Porque Isabel Pantoja, queda claro, es una estrella coplera, pero es mucho más.

Es artista, pero también es el personaje mediático y de sociedad en cuyos sinsabores y triunfos se han identificado varias generaciones, que la siguen y admiran como artista, y como persona.

Y ella trasciende el hecho musical por derecho propio. Pantoja es la copla, sí, y lo demostró ayer en la noche viguesa. Pero más aún, ella se ha convertido en fenómeno mediático y en un símbolo, para sus seguidores.
Las más de 4.000 plazas del pabellón 3 del Ifevi se llenaron con generosidad por esta audiencia intergeneracional.

http://www.farodevigo.es/