jueves, 3 de mayo de 2012

ISABEL PANTOJA CONQUISTA MADRID


La tonadillera ha embelesado al público madrileño con una voz prodigiosa y un repertorio rico en homenajes a los grandes.
La poderosa voz de Isabel Pantoja ha buscado esta noche "la intimidad" que dice la tonadillera solo encuentra en el escenario, ante un público incondicional que también ha podido disfrutar del baile de la cantante con un repertorio plagado de homenajes y con Miguel Poveda como coprotagonista.
Con los acordes de "Hoy quiero confesar" la cantante ha conseguido un aplauso del público antes incluso de salir al escenario vestida de blanco inmaculado y plumas de marabú, arropada por los piropos de sus incondicionales y una veintena de músicos.
Desde estos iniciales temas, sus siete mil espectadores, algo más de dos tercios del aforo del Palacio de los Deportes de la Comunidad de Madrid, han mantenido un diálogo con la tonadillera que les respondía a cada uno de sus "guapa" y declaraciones de amor.
Al son del tema de José Luis Perales "Buenos días tristeza", Pantoja se ha arrancado a bailar por primera vez, un ritmo que ha continuado con "Nada".
También ha tomado prestado los boleros "Dos gardenias" y "Pérfida", popularizados por Antonio Machín y Armando Manzanero. Junto a ellos "Era mi vida él" y "Pensando en ti", acompañada solo de un piano y con un foco sobre ella, han sido la parte más emocional del concierto.
Un bloque en él que ha sido interrumpida constantemente por los gritos de admiración de los asistentes, que ha cerrado llorando y con parte del público en pie.
Después de más de una hora de espectáculo, Isabel Pantoja ha dejado al público cantando mientras se preparaba para una nueva salida, ahora vestida con una bata de cola en azul marino y estampado de flores rojo encarnado a juego con el mantón.

Llegan las coplas

Un nuevo vestuario que anunciaba la llegada de las coplas y los pasodobles. Este cambio de tercio se ha iniciado con un enérgico "Como dos barquitos" con el que ha barrido el escenario tanto con su cola como con su voz.


Con olés y aplausos ha recibido el público la anunciada salida de Miguel Poveda que se ha unido a Isabel Pantoja para cantar "Feriante" y tras el que se han abrazado.
De nuevo en un ambiente más recogido, en él que al piano se le ha unido un violín, y con "A ciegas", un tema procedente del repertorio de Poveda, ambos cantantes han realizado un duelo vocal lleno de intensidad, dejando al público listo para responderle cuando la andaluza le ha dejado el escenario para él solo.
Un colofón de ensueño

Aunque toda la noche ha sido perfecta, la versión de "Y sin embargo te quiero" dedicada a "todas las madres, que alguna vez la han cantado" y que aparece en su "Coplas del querer",la que más ha estremecido a los asistentes.
Para volver al escenario con un traje de gitana en fucsia y blanco, Pantoja se le ha unido con "Los celos", copla que ya compartieron en el especial "Isabel Pantoja. A su manera" realizado a finales del pasado año.
La estancia de Poveda ha terminado con un cuadro flamenco, que ha sido sustituido por doce mariachis que no han sido capaces de crear la misma conexión con las ranchera "Como ya no me amas" y "Tú a mi no me hundes".
Aunque de manera muy efectista,la interpretación de "Se me enamora el alma" ha vuelto a introducir al público para cerrar un espectáculo que ya duraba casi tres horas.
ABC.ES