domingo, 18 de marzo de 2012

GRAN ÉXITO DE ISABEL PANTOJA EN EL PALAU SANT JORDI






El Palau Sant Jordi de Barcelona vibró al lado de Isabel Pantoja la tarde de este sábado. Y sufrió. Aproximadamente diez mil personas corearon los éxitos de la artista, que se movió entre el micrófono y los pañuelos para aliviar el catarro que sufría. De hecho, ella misma confesó que no estaba pasando por su mejor momento de salud. “Tengo una gripe malísima, cantar así sólo lo hago en Cataluña. Se está haciendo lo que se puede".
Además, durante todo el concierto, la tonadillera mostró signos de malestar, utilizando pañuelos y tosiendo entre canción y canción. A pesar de ello, Pantoja demostró ser una gran profesional y sacó fuerzas para moverse y agradar ante tal adversidad.

Desde el público se encontraba su gran amiga Chelo García Cortés, que manifestó que Isabel llevaba con fiebre desde hacía más de una semana.

Una vez finalizó el concierto, la artista se encerró en el camerino junto a la periodista y su representante, María Navarro. Hasta hubo rumores que señalaron que habían avisado a un médico para que visitara a la artista. De hecho, Isabel no cerró el show como es habitual con La salve rociera ya que estaba previsto que hiciera un bis, pero su salud se lo impidió.

A lo largo de la velada, la viuda de Paquirri repasó sus mejores temas como Marinero de Luces,o Hoy quiero confesar. Se cambió tres veces de vestido, desde el rojo pasión, una bata de cola en tonos blancos y rosados, hasta uno azul ajustado para rematar la noche.

Durante las casi dos horas de espectáculo, el público no reparó en lanzar piropos a la cantante tales como "tú sí que vales" o "te queremos". Por su parte, Pantoja, que hizo un esfuerzo titánico para cumplir con su público, se despidió de Barcelona con nostalgia."Estamos llegando al final, me da mucha pena irme. Es un honor siempre cantar aquí, El 17 de junio vuelvo. Visca Cataluña y Visca el Barça".

Un jamón para conseguir la entrada

La artista llegó en AVE la noche del viernes a Barcelona para cantar en el 30º aniversario de la empresa de jamones de Enrique Tomás. Bajo el apodo de "jamoneando", las entradas al concierto se podían adquirir sólo con la compra de una paletilla. De hecho, el empresario fue el telonero de la artista, y habló en el escenario antes de la actuación de Isabel.

Las primeras filas estuvieron repletas de amigos de la cantante, que causaron el fervor de los asistentes. Entre las caras conocidas estuvieron presentes, además de Chelo García Cortés, el periodista Luis Rollán, a quien Pantoja felicitó por su cumpleaños durante el concierto, la cantante Tamara, el actor y director, José Corbacho, o el alcalde de Badalona.

La organización del evento contó también con la presencia de Anthony Toffoli, el que fuera padrino de Sacha Thyssen, que se encargó de convocar a la prensa, y de Nuria Tomás, hija del empresario jamonero, una joven de 24 años que trabaja codo a codo con su padre en el negocio familiar y que fue novia de Gerard Piqué justo antes de que empezar su relación con Shakira.