miércoles, 28 de diciembre de 2011

LA GRAN VOZ DE ISABEL PANTOJA

El discurso políticamente correcto de la mayoría de la gente es que ISABEL PANTOJA es la que mejor se mueve en un escenario, sin que se alaben sin embargo sus grandes dotes vocales, como si no se quisiera reconocer lo que, por otro lado, es evidente: lo que la hace permanecer más de treinta y siete años en la cumbre del éxito es, sobre todo, su voz. En cambio a otras cantantes, incluso con menor trayectoria, se les ensalza única o principalmente su voz, aunque sea evidente que no podrán nunca alcanzar las cotas artísticas conquistadas por la Reina de la copla, y aunque grandes maestros de la música y de la crítica hayan alabado también, desde hace muchos años por escrito o verbalmente, su poderío como cantante, por tono y riqueza de matices.

Por eso su éxito -en el que tanto tuvieron que ver los grandes maestros de la época Solano y Rafael de León que decidieron concentrar sus creaciones en aquel diamante en bruto- cantando copla fue enorme, como demuestran sus obras maestras con Luis Cobos y con la Banda Sonora de "Yo soy ésa", y lo que ha ido añadiendo en los últimos tiempos, como la Sinfonía de la copla con la orquesta moldava, otra joya de la música contemporánea, única grabación en vivo de todo un repertorio coplero. Creo que no se puede rebatir que el currículum coplero de la Pantoja no tiene parangón.

Y si hablamos de la variedad de estilos musicales me parece que sólo los antipantojistas podrán decir otra cosa que la verdad incontestable: no hay color... como lo atestiguan esos boleros con tintes jazzísticos, aquellas sevillanas, las baladas románticas, las rancheras de ayer y hoy, el flamenco que en cada espectáculo lleva, sin olvidar sus gloriosas interpretaciones y caracterizaciones de personajes que, a través de vestuario y aderezo, la han encumbrado como la artista más completa, como si fuera un cuadro de Julio Romero de Torres (la Piconera) o el Señorito...


... que treinta años después nos acaba de "regalar" en un nuevo y magistral espectáculo navideño donde ha vuelto a demostrar su versatilidad para cantar con la Coral de Bilbao, bailar con el Farru, hacer dueto con Poveda o volver a hacer una brillante versión de My way de Sinatra, como ya hizo en su anterior musical "Así es la vida".


Su arte es más que arte, brillando a máxima altura cante, baile, interprete, con vestuario sublime para cada ocasión.

Santiago