lunes, 23 de mayo de 2011

REINA EN LOS ESCENARIOS


Es el último mito de la canción española, la señora de la copla, ausente Rocío Jurado, la que pasea un escenario con empaque, majestad y muchísimo tronío, la intérprete contemporánea más famosa, aplaudida y ensalzada pese a las penúltimas ráfagas de su vida privada (la muerte de Paquirri la convirtió en 'la Viuda de España' y sobre ella se ha tejido una leyenda que continúa). Pero dejo aparte amores, amoríos y problemas oficiales de la insigne tonadillera y voy al grano, o sea, a rendirle mi homenaje por su larga trayectoria en el medio y por el merecidísimo premio que acaba de recoger la regia y temperamental hembra bella, con gracia y donaire y arte como la copa de siete pinos del Parque Abelardo Sánchez celebrando todavía el siglo de su centenario (Isabel es bastante más joven, exactamente del 56, cuando se coronó en Albacete a la Excelsa Virgen de los Llanos y se ponía a la venta el primer episodio de la legendaria serie 'El Capitán Trueno').

María Isabel nació en Sevilla, en un cálido agosto escuchando las canciones que le cantaba su abuelo paterno 'El Pipoño de Jerez' y su progenitor Juan Pantoja, componente de los inolvidables Gaditanos, ¿recordáis «¡Qué bonita es mi niña!»? Al enfermar gravemente el progenitor, la familia se trasladó a Palma de Mallorca e Isabel participó en un disco junto al grupo de su primo Chiquetete...

Luego llegaría El Corral de la Morería y el espacio Cantares y la boda de su torero... y la popularidad y el éxito en el Calderón... temas para Isabel: 'Niña Isabela', 'Vente al Rocío', 'Vámonos a torear', '¡Ay, Torremolinos', 'Garlochí' y una crónica de amor y muerte... y 'Marinero de Luces'... y el cine con 'Yo soy esa', uno de los triunfos más clamorosa de Juana Reina, y 'El día que nací yo' ...su voz, su vida personal y su brillantísima trayectoria a la vera de millares de espectadores que la aplauden puestos en pie... Isabel Pantoja en la cresta de la ola, galardonada y feliz en la medida que puede... Isabel, ¡Felicidades!
Valeriano Belmonte.
LA VERDAD. ES