domingo, 28 de noviembre de 2010

LA TRIANA PURA DEL PURO TARDÓN



Isabel Pantoja es Triana acuñada por Rafael de León. Dicen que la última copla que escribió Rafael de León fue la que dedicó a Curro Romero. Lo dudo. La última copla fue la acuñación de Isabel Pantoja como artista, con música de Juan Solano. A Rafael León, que gozaba escribiendo canciones, le gustaba todavía más hacer artistas, enseñarlas, decirles cómo debían decir la copla, cómo tenían que moverse en el escenario Aquella inicial Isabel Pantoja de "22 abriles tengo" fue una creación personal de Rafael de León, pan calentito migaíto en el café. Podía haberse quedado en una folkloriquita de cortos vuelos y larga bata de cola. Pero "Niña Isabela", que así se titulaba uno de aquellos primeros discos, estaba llamada a más. Muerto Rafael de León, vendría la otra Isabel Pantoja, ya sin preocupación por las que fueran quedando de peina y volantes. A Isabel, la verdad, se le murió siempre todo de golpe: su padre, Rafael de León, Paquirri... De aquí que surgiera la otra Isabel, tras el breve paréntesis en que fue Viuda de España. La Isabel de Manuel Alejandro, de Juan Gabriel, de Perales, de Roberto Livi. La que ha quedado. De la primera, nadie se acuerda. De la última, discos de platino, películas como "Yo soy esa", de Luis Sanz (1990) o "El día que nací yo", de Pedro Olea. Siempre con el recuerdo del marinero de luces en Pozoblanco. Cuando se le enamora el alma, España llora, en la sublimación de la copla: cuando la artista canta su propia vida, sus propios sentimientos, y entre lágrimas dicen en el patio de butaca:
--- La pobrecita mía, lo que lleva sufrío...
Mucho. Pero no tras Pozoblanco. Siempre. Isabel Pantoja lleva dos generaciones sufriendo. Sufriendo lo suyo y lo que sufrieron su padre y su madre. Su padre, Juan Pantoja , conocido como "Chiquetete", iba con Los Gaditanos, la de plazas de toros, circos y cines de pueblo que no recorrería. Y a pesar de su éxito de "Qué bonita que es mi niña" nunca conoció la fortuna de artista. Su madre, Ana Martín, bailaora, que iba en la compañía de Pepe Pinto, hasta que dejó el trabajo para dedicarse a su familia. Un pisito en El Tardón (Triana), cuatro niños. Fatiguitas. Y la niña que quiere ser artista, como su padre y su madre. Y un día que la llevan al Teatro San Fernando, y la suben al escenario. Y luego, la niña que ya es medio artista y que se va de bailarina con el espectáculo de su primo Antonio Cortes "Chiquetete". Y luego, su padre que la lleva a que oigan a la niña Rafael de León y Juan Solano. A partir de ahí, la historia es bastante conocida. Lo desconoce la gente es que para entender a Isabel Pantoja nunca hay que olvidarse de la niña pobre en las fatiguitas del Tardón. ¿No hay una Triana pura? Pues ella es Puro Tardón...

Fragmento de un artículo de Antonio Burgos.