domingo, 3 de octubre de 2010

Isabel arrasa en Huelva en su segundo concierto






Llegó y triunfó. Nada más salir al escenario, Isabel recibió una ovación de varios minutos, en la que el público Onubense, y el que se desplazó desde otros lugares del país, agasajó a la artista nada más hacer acto de presencia.
Fue un concierto magistral, lleno de canciones de distintas etapas de su larga trayectoria. Isabel estaba radiante, se la ve con mucha fuerza y contenta.
Abrió el concierto con la canción que lleva su mismo nombre, continuando con “Fue por tu voz”, “El Pájaro Verde”, “Embrujá por tu querer”, “Garlochi”, “Vas a extrañarme”, “Popurrí”, “Así fue”…Y muchas otras más, entre ellas, boleros y dos  rancheras, que las presentó como primicia: “de mi albun que aún no ha sido presentado”. Fueron “Como ya no me amas” y “Tú a mí no me hundes”.
Ovación tras ovación durante esta primera parte, piropos de todo tipo; “guapa!”, “eres la mejor!!”, “Viva la madre que te parió”, y hasta un “tía buena” que a Isabel le resultó muy gracioso.

En la segunda parte, pura copla. Con una impresionante bata de cola entonó “Capote de grana y oro”, “A tu vera” y un magistral “Silencio cariño mío”. El éxtasis se apoderaba de las gradas del abarrotado Palacio de Congresos de la Casa Colón.



Ya en la última parte, el flamenquito. Isabel espectacular, bailando al son de las guitarras y las cajas, tuvo momentos de auténtica delicia cantando en los extremos del escenario muy pegadita a las personas que nos encontrábamos en las primeras filas.
En esta última parte del concierto, Isabel estrenó un fandango que le habían escrito esa misma mañana: “lo tengo que cantar leyéndolo porque me lo han escrito hoy y mi cabecita aún no lo ha retenido del todo…”. El fandango iba dirigido a la Virgen del Rocío y en él, le pedía ,que de aquí en adelante fuera ella quien le guiara su vida.
El fin del concierto llegó con una salve rociera que todos cantamos de pie con Isabel. Con vivas a Huelva y lanzando besos, se despidió Isabel de un público totalmente entregado.
Ya, tras el concierto, los que tuvimos la suerte de poder saludarla, la encontramos muy relajada, guapísima y tan cariñosa como es habitual en LA REINA.
Una vez más, Isabel triunfa como ella sólo saber hacer.

 EL ADMINISTRADOR.